Neurocirugía

La neurocirugía es la especialidad médico-quirúrgica que se encarga del diagnóstico y tratamiento de diversas enfermedades del Sistema Nervioso Central y Periférico

Se trata de una disciplina muy amplia donde se atienden múltiples trastornos muy distintos entre ellos en cuanto a localización, etiología y tratamiento, destacando:

  • Enfermedades del disco intervertebral (hernias discales, infecciones, degeneración o discartrosis,...).
  • Enfermedades degenerativas causantes de lesiones compresivas de la médula y/o raíces nerviosas (mielopatía cervical espondilótica, canal estrecho lumbar).
  • Traumatismos de la columna vertebral y de la médula espinal (fracturas, luxaciones,...).
  • Trastorno de circulación del líquido cefalorraquídeo (hidrocefalia).
  • Traumatismos craneales (hematomas intracraneales, fracturas del cráneo, etc.).
  • Lesiones traumáticas, síndromes compresivos (síndrome del túnel carpiano, atrapamiento cubital,...) y tumores (neurinomas, neurofibromas,...) de los nervios periféricos.
  • Tumores cerebrales.
  • Tumores de la médula espinal, columna vertebral y nervios periféricos.
  • Aneurismas intracraneales.
  • Malformaciones Vasculares cerebroespinales.
  • Hemorragias cerebrales.
  • Algunas formas de epilepsia resistente a fármacos.
  • Trastornos del movimiento ( Enf. de Parkinson, distonías, temblor esencial).
  • Dolor intratable de pacientes con cáncer o con trauma del nervio craneal/periférico.
  • Algunas formas de desórdenes psiquiátricos graves.
  • Malformación de Arnold-Chiari.
  • Defectos del tubo neural (Encefalocele, Meningocele, mielomeningocele).
  • Anomalías de la unión cráneo-cervical.

Todas ellas requieren un rápido y correcto diagnóstico ya que la recuperación del daño que se ocasiona a las estructuras nerviosas depende, en muchos casos, del tiempo que se tarde en instaurar el tratamiento correcto (ya sea médico, fisioterápico o quirúrgico)

El diagnóstico de la mayoría de enfermedades que trata un neurocirujano se realiza mediante Tomografía Axial Computerizada, Resonancia Magnética y pruebas neurofisiológicas como Electromiografía y Electroneurografía.

De todas estas entidades, un grupo requerirá tratamiento quirúrgico de entrada y otro grupo requerirá de un tratamiento conservador inicial como primera opción.