Acupuntura

Lucas Garcerá

"Ayudamos a los pacientes a buscar su propio equilibrio para sanar"

Mi nombre es Lucas y voy a ser la nueva incorporación al equipo del IBAC a partir de enero de 2020, soy acupuntor.

Mi trabajo consiste básicamente en tratar de ayudar a los pacientes a buscar su propio equilibrio para sanar. Practico un método de diagnóstico por el pulso (basado en diferentes patrones dentro de dicho pulso, no es que mida las pulsaciones literalmente).

Éste método, desarrollado por el Dr. Peter Eckman, diagnostica la constitución de la persona, su naturaleza energética, algo que se podría traducir como la “tendencia genética” de cada uno. Esto me da mucha información a nivel del funcionamiento interno de esa persona (órganos, entrañas, meridianos, emociones). A partir de este diagnóstico puedo buscar cuál es la condición actual del paciente, ya que la constitución no cambia y es tu naturaleza, con lo que has nacido. Sin embargo tu condición cambia constantemente y es igualmente importante averiguarla para poder realizar un tratamiento correcto y completo.

Por otro lado, he estudiado mis 4 años de Medicina Tradicional China y conozco los tratamientos clásicos, que a veces también aplico. Estudié con Olga Fedina, mi maestra en Valencia. Ella es una muy buena acupuntora especializada en fertilidad y ginecología y con un amplio recorrido. Peter Eckman es nuestro maestro en común.

Respecto a las herramientas que utilizo, por supuesto lo principal son las agujas. No obstante, también utilizo moxibustión y distintas técnicas de masaje entre otras cosas (actualmente estudio Osteopraxia en Valencia). No uso plantas.

Para que os hagáis una idea de con qué casos trabajo, suelo tratar temas emocionales, pacientes diagnosticados de ansiedad, estrés, insomnio, temas psicosomáticos e incluso enfermedades psiquiátricas (ojo, sin sustituir al psicólogo o psiquiatra, sino de forma complementaria). También he tratado unos cuantos casos de enfermedades diagnosticadas como autoinmunes, degenerativas, intolerancias alimenticias, asma, alergias, infertilidad, transtornos menstruales, por supuesto tema de acumulación de estrés, contracturas, dolores crónicos de todo tipo (y algunos dolores agudos)… en definitiva, cuando a la gente no le funciona la medicina occidental, ha visto ya a 15 profesionales distintos y no sabe qué más hacer, entonces es cuando acuden a mi consulta. También tengo bastantes casos de personas mayores que han tenido ictus, párkingson, diversas operaciones con sus secuelas, a veces cánceres… y cuando ya están apunto de colapsar, vienen para ver si puedes “hacerles algo”.

Siempre hay cosas que mejorar, aunque no es lo mismo tratar y curar. No prometo “curar” a nadie, la acupuntura no es magia (¡milagros a Lourdes!), y sobretodo NO soy médico (a veces la gente viene pidiendo una segunda opinión, porque no les gusta lo que les ha dicho el médico. Yo no sé leer analíticas, hay muchos medicamentos que no conozco… y solamente puedo valorar lo que conozco, partiendo del diagnóstico que he mencionado al principio y basándome en mis conocimientos de Medicina China).

Dicho esto, lo que sí puedo hacer y hago es ayudar a mejorar la calidad de vida de estas personas, ya que entre curarse completamente y convivir con una grave sintomatología hay un margen muy amplio. Por lo demás, cualquier duda que tengáis, podéis preguntar en recepción o contactar conmigo. Estoy a vuestra disposición.